10 Cuentos Cortos Con Autor Y Titulo

Un cuento pensado para los pequeños leyentes que desean gozar de la lectura y de sus simpáticas ilustraciones. El viejo carpintero Gepetto deseaba que Pinocho, una bonita marioneta de madera, pudiera convertirse en un niño enserio. El hada azul le concedió el deseo, pero las mentiras de Pinocho hicieron que se viera envuelto en una serie de poco afortunadas aventuras. Un cuento que enseña a los mucho más pequeños a afinar el ingenio en situaciones comprometidas.

10 cuentos cortos con autor y titulo

Miré el reloj que estaba sobre el TV. Sí, mi pequeña –dije con una sonrisa confundida–, un día de éstos te lo voy a explicar. Ella cerró los ojos, y luego me miró de una manera extraña. Tomé su mano, sudorosa, y la apreté. Y ella se quedó dormida, o, con su elegancia de pequeña, fingió que se dormía.

Cuento Latinoamericano De Horacio Quiroga: Una Noche De Edén

No hay dudas; pero lo ama sin promesa, y por esto es divino su amor. Había una vez una pequeña oruga pero con un apetito muy grande, comía una fruta y no le quitaba el apetito, comía 2 y tampoco. Y de esta manera se pasó todo el cuento hasta el momento en que al final, se convirtió en una gran y hermosa mariposa.

10 cuentos cortos con autor y titulo

Ni un conventillo de calabreses malcasados, en plena catástrofe conyugal, daría una noción aproximada de las bataholas que se producen a cada momento. Gilbert se inclinó por última vez sobre el rostro de Lucía Mitre, asimismo ella se había ido para siempre del hotel, pues en su rostro no quedaba de ella nada. –exclamó el señor Gilbert en voz baja. Luego atendió sonriente al cliente que le preguntaba por el bar. La señora Lucía termina de fallecer –anunció sin dejar traslucir su emoción. A fin de que lleve a cabo algo por la señora… a fin de que la recoja.

Cuento De Juan Sasturain: Subjuntivo

Entonces les encantará este cuento de una rana que se fue a buscar la lluvia que hacía tiempo no aparecía por su charca. Podéis gozar de este cuento infantil pulsando en la imagen. Los pequeños gozan tanto o más que nosotros de esta estación del año pero en ocasiones explicarles la magia que supone la naturaleza es difícil. Para esto, desde El Comprador de La Vanguardia os proponemos 10 lecturas que les facilitaran la labor. Últimamente observamos varios casos de bullying en los medios, se publican videos de jovenes pegando a compañeros de clase, riéndose de ellos, se vuelven virales.

—Al fin vienes, Tadeo Céspedes —dijo ella al divisarlo, sin dejarse mentir por su traje negro de alcalde ni su pelo gris de caballero, por el hecho de que aún tenía exactamente las mismas manos de pirata. Hasta los niños contribuyen con su cúmulo diáfano pero fuerte de odio a celebrar esta celebración cuyo aparente desenfreno afirma, durante el resto del año contractual, la complacencia y el buen trato entre nosotros. Por segunda o tercera vez la ilustre anciana la emprendía conmigo. Yo podía proporcionar a mi interlocutora las ropas que aguardaba de mí, y podía asimismo proseguir la aventura que llegaba hasta mí desde el fondo de la eternidad, mediante un trivial teléfono. Pongamos que te hayamos incitado por todos los accesos de la piel y de la cabeza para develarte tu oscuro secreto; que te desordenáramos los sentidos en el cariño o su simulacro, que te entregáramos las claves a fin de que tu sabiduría convocara a la memoria.

Cuentos Infantiles Populares Que Encantarán A Tus Hijos

Otra vez debía solicitarle que abandonara el hotel. Pero Lucía procuró sonriente en su alhajero unos aretes de diamantes y se los entregó al visitante. Hombres y hombres y su asco por ellos.

10 cuentos cortos con autor y titulo

No de voces humanas, que absolutamente nadie se atrevía a charlar, sino de roces, tableteos, suspiros. Las sílabas se empapan de rocío y, aquí y allí, entre cristales de nieve, circulan el aire y su expectativa. Aletean por ahí un Ángel de la Almacena, misógino y silente, y un Ángel de la Muerte, viudo y tenebroso. Pero el par amatorio no se pausa, sigue silabeando su amor. Todo se imaginó Superman, menos que caería derrotado en aquella playa caliente y que su cuerpo fundido, serviría después para hacer tres docenas de tornillos de acero, de regular calidad. Me desaté al fin de la pesadilla como el ilusionista que deshace sus ligaduras de momia y sale del cofre blindado.

Microrrelato De Adolfo Bioy Casares

Pero en balde buscó expresiones hirientes que chillarle. Por las mañanas, cuando la mucama abría las persianas, Luis por el momento no se encontraba a su lado. Se había levantado sigiloso y sin ofrecerle los buenos días, por miedo al collar de pájaros que se obstinaba en retenerlo poderosamente por los hombros.

Corrió a casa de Paco Borges y llegaron a un convenio. Las cartas eran la sombrilla de los dos enamorados. No jugaban por dinero; pero Falcão tenía tal sed de lucro, que contemplaba las propias fichas y las contaba cada diez minutos, para ver si ganaba o perdía. Cuando perdía, se apoderaba de él un desaliento incurable, y él se replegaba poco a poco en el silencio.

Pequeña En La Jungla

Deliberaron unos instantes y decidieron que cuando llegara la policía explicarían lo sucedido al recién llegado. Gilbert, asombrado, no supo qué decir, buscó en los ficheros y vio que el cuarto 410 se encontraba vacío. Cogió la llave y se la tendió al joven que distraído daba golpecitos en el escritorio, con el filo de la raqueta.